karma ¿bueno o malo?
karma ¿bueno o malo?
En estos últimos tiempos se ha hablado mucho acerca del karma. Frases como “todo se paga en la vida”, “hay un Dios que todo lo ve”, “todo llega en la vida”, “este chico/a es un karma” o “me llegó el karma”  aluden a que un mal acto es devuelto a la persona que cometió tal hecho, como un efecto boomerang. Y el encargado de hacerlo es el universo, Dios o algún ser que conspira para que aquella persona viva en carne propia y pague por lo que hizo.

Pero ¿realmente existe algo así? Un universo que está constantemente listo y preparado para devolver todas las malas acciones, metiéndose en la vida de las personas y defendiéndolas sin dejar que sean ellas mismas las que lo resuelvan o aprendan de sus errores ¿El karma funciona verdaderamente así? ¿O se asemeja más a la idea cristiana de un Dios todo poderoso que castiga al pecador? Si por un segundo pensamos que esto es así entonces ¿Qué objetivo tendría el karma si alguien más hace el trabajo por nosotros? Dejamos en manos de otros nuestras responsabilidades y continuamos por nuestra vida tropezando con la misma piedra una y otra vez, cayendo en las mismas situaciones negativas una otra y otra vez sin importar las razones, porque hay un Dios que todo lo ve y todo lo castiga.

Nada más lejos que la realidad y es por esto mismo que la idea del karma es un poco confusa. En este post vamos a despejar todas las dudas y dar una definición mucho más clara.

Karma ¿Qué es?

Karma significa ACCIÓN y todas las acciones que realizamos como pensar, movernos, pagar o no pagar, cualquier cosa que pensemos y que hagamos o no hagamos es KARMA. De esa acción que tomemos tendremos una reacción o respuesta llamada vipaka. Por lo tanto, toda con cada acción o inacción (ya que el decidir no hacer algo también es acción) que realicemos veremos sus efectos en el futuro ya sea inmediato, pasado unos años o inclusive en otra vida*.

Hay acciones que realizamos cuya reacción lo vemos de forma inmediata, como por ejemplo: pongo la mano en el fuego (karma – acción) y me quemo (vipaka – reacción), insulto a mi vecino (karma) mi vecino me insulta a mi o me golpea (vipaka), compro un teléfono celular robado (karma) me roban mi celular (vipaka). 

En este último ejemplo no se trata de un castigo, sino de que al fomentar el comercio de productos robados incremento las probabilidades de que me roben a mi también. Estos son casos de karma individual cuya reacciones fueron causados por nosotros mismos, por nuestras acciones. Por lo tanto y derribando el primer mito, no importa si somos buenos o malos, no importa si la otra persona es un estafador. El karma es para nosotros y algo personal porque hemos decidido confiar en su propuesta ¿ La otra persona que nos vendió el teléfono pagará o no su propio karma? nunca lo sabremos porque la desconocemos completamente, no sabemos en que situación está viviendo ni por lo que está pasando. 

Como podemos ver hay ejemplos de los más diversos para dar a entender que karma no es bueno ni malo sino que simplemente es acción y de esa acción si se desprenderá un tipo de energía que atraerá por su vibración una respuesta , como si fuera un imán y esta respuesta resonará en nosotros como un eco. Estas vibraciones que fuimos y vamos acumulando se van pegando a nosotros atrayendo de este modo mismas circunstancias que irán condicionando nuestra existencia en todos sus ámbitos.

Por lo tanto el termino karma es un término vacío en sí mismo y es la acumulación de las energías que se fueron desprendiendo de todas nuestras acciones cometidas ahora, en el pasado e inclusive y según el budismo, en otras vidas. La energía que se desprende de dichas acciones si tienen un tipo de vibración que puede dividirse en dos: vibración positiva o vibración negativa. La acumulación de buenas vibraciones atraerán un tipo de respuesta o  circunstancias positivas para nosotros y las vibraciones negativas atraerán respuesta  o circunstancias desfavorables para nuestra vida.

El karma se extiende en todos los aspectos de nuestra vida tanto en lo económico, social, familiar e inclusive al lugar y el país donde nacimos ¿Cuánto karma hemos acumulado? No lo podemos saber, salvo que hayamos nacido con una gran apertura mental. Pero lo que si podemos saber es si hemos estado acumulando bueno o malo en esta vida y para esto solo hace falta que echemos un vistazo y prestamos atención a nuestra vida actual.

Percibiendo de la realidad

Actualmente estamos viviendo nuestro “vipaka” o sea las reacciones de nuestras acciones cometidas en el pasado, o sea que la energía desprendida y acumulada en nosotros está actualmente atrayendo diversas circunstancias, y a la vez estamos acumulando nuevos tipos de karma, para nuestra vida futura.

Por lo tanto si las cosas a nuestro alrededor están bien, quiere decir que las acciones tomadas fueron positivas. En cambio si no lo son, las circunstancias negativas tenderán a repetirse una y otra y otra vez hasta que sanemos o hagamos las cosas de una forma diferente, cortando con ese ciclo.

Podemos empezar a partir de hoy a acumular karma bueno para comenzar a limpiar y transformar todo el karma negativo en algo positivo y así obtener respuestas más positivas. De esta forma se hace posible cambiar o mejor dicho polarizar el sufrimiento en algo positivo y utilizarlo como una herramienta para no repetir lo mismo en un futuro.

El karma existe, pero es una herramienta y no un castigo. Ha servido a la humanidad para evolucionar y seguir creciendo. Aprendemos de las acciones del pasado, las cambiamos para no cometer lo mismos errores. El aprendizaje puede ser lento pero es constante y la humanidad y cada persona va moviéndose hacia un estado mejor.

!!!Contenido exclusivo!!!
Regístrate GRATIS para poder ver esta publicación y recibir más contenido🤗😊✨

[oa_social_login]

Danos tu opinión