Dentro de lo que es el Reiki, se enseña el concepto de Yin y Yang, como las dos energías que subyacen en todo el univero y, por ende, dentro de nosotros. Aquellas energías, deben estar en equilibrio y armonía para traer la salud y el bienestar.

El Yin y Yang, también conocido en japonés como Inn e ioo, son dos energías opuestas y complementarias. Es decir, una no puede vivir ni estar sin la otra. Se necesitan mutuamente y tanto la una como la otra aportan beneficios si están equilibrados, y malestar si están en desequilibrio. En algún momento de la vida, una de las dos energías empieza a prevalecer sobre la otra, generando así un desequilibrio de nuestra propia energía. Esto se manifiesta en nuestro cuerpo fisíco a través de malestar, dolencias, irritabilidad, desconexión, etc. Es en este desequilibrio donde entra en juego la terapia de Reiki, que busca a través de la canalización de la energía universal reestablecer aquel flujo y, por ende, llevar bienestar y sanación.

El buen flujo de estás dos energías, equipararía al tener una buena vitalidad, mientras que  un mal flujo se reflejaría en un mal estado de ánimo, bloqueos, falta de energía, cansancio y el incio de problemas de salud. Para el reiki, la salud y el bienestar van de la mano de una buen equilibrio energético o un mal equilibrio, siendo este último responsable de las cosas “negativas” que nos suceden.

Por ende, el Reiki, basado en la sabiduría del taoísmo japonés, busca enseñar y mostrar la importancia de vivir en armonía con las energías de la naturaleza y el universo. Además,  busca que tengamos esta armonía dentro nuestro, permitiendo que ambas energías coexistan y se complementen mutuamente. Esto equilibra cada parte de nuestro cuerpo y nos reconecta con nuestra esencia. El Reiki logra esto gracias a que la energía que aporta, es transmutativa, es decir, cuando percibe un exceso de alguna de las dos energías, la energía Reiki transmuta aquel exceso y las devuelve a su equilibrio. Por ende, tiene la cualidad de regular y mantener el orden.

Por lo tanto, cuando hablamos de Reiki Do, ya no estamos hablando de una terapia, sino de un camino o vía (do). Esto significa que hemos elegido un camino o una disciplina que nos conducirá a la perfección y a vivir en armonía con las energías del universo, la natualeza y sus leyes para el logro del satori (profunda comprensión de la realidad y de uno mismo). Reiki do significa entonces el camino hacia la energía espiriritual.

Les comparto un video dónde aprenderemos una nueva técnica de Reiki para armonizar estas energías a través de conectárnos con la naturaleza y el cielo.

Danos tu opinión